Cursos especializados en nutrición vegetariana

¿Por qué ser vegetariano?
Ser vegetariano es una elección de un estilo de vida que cada vez más personas emprenden y que influye en diferentes campos de la vida diaria, no sólo en la alimentación. Aparte del amor por los animales, que ya es una justificación suficiente por sí sola, hay varias ventajas en reducir o eliminar la ingesta de la carne, como son:

Una vida libre de crueldad. Al no comprar carne (o si no quieres privarla de su valor, al comprarla orgánica), dejas de financiar la horrible y cruel forma en que se crían los animales en la ganadería intensiva, a menudo en condiciones inhumanas, por no hablar de la falta de higiene, miles de seres vivos obligados a vivir en espacios ínfimos, sin ver nunca el sol y casi sin poder moverse.

Las verduras también pueden ser sabrosas! Muchas personas no renuncian a la carne porque piensan que no se pueden preparar sabrosos platos a base de verduras: en cambio, un vegetariano sabe que las verduras no son necesariamente un acompañamiento y que, hábilmente asociadas, pueden ser muy buenas. La red está repleta de blogs de cocina vegetariana que están listos para inspirarnos.

La fruta y las verduras cuestan menos, es un hecho, además de ser por definición “sanas”, cuestan menos que la carne y el pescado, por lo que convertirse en vegetariano también le hará bien a tu bolsillo.
No es cierto que se necesite carne para vivir. Tu abuela seguramente te diga lo contrario, pero una persona sana no necesita comer carne para vivir, como lo demuestran los cientos de personas que, vegetarianos durante años, llegan a la vejez como todos los demás.

¡Amplia a la imaginación! Un vegetariano inevitablemente tendrá que cambiar las recetas tradicionales para adaptarlas a un plato sin carne ni pescado y entonces descubrirá áreas inexploradas del arte culinario, alimentos especiales que no se utilizan habitualmente, encontrará recetas “pobres” pero ricas en sabor, y comenzará a dar espacio a su creatividad.
Limita la ingesta de sustancias nocivas para nuestro cuerpo y presentes en la carne.

Desafortunadamente, para hacer que los animales engorden más rápido, a menudo además del alimento dado a estos animales, hay una dosis masiva de hormonas y agentes anabólicos, que luego son asimilados por nuestro cuerpo. Este proceso no tiene nada de natural y, en algunos casos, puede tener efectos dañinos. Además, la agricultura intensiva implica a menudo el uso masivo de antibióticos, que también pasarán a nuestro cuerpo, reduciendo nuestro umbral de tolerancia. Por último, los estudios han demostrado recientemente que el mercurio está cada vez más presente en el pescado (porque el hombre ha contaminado los mares), que puede acumularse en el cuerpo y favorecer así la aparición de ciertas enfermedades graves.

Sin carne, uno se siente más ligero. Eso es un hecho. Digerir la carne es enormemente más difícil para nuestro organismo que digerir las verduras.
No sólo vegetales, o vegetariano no significa herbívoro; los vegetarianos no comen sólo vegetales y la comida no está en absoluto limitada como puedes pensar: hay toda una serie de productos a base de vegetales (cuya existencia es a menudo ignorada) que reemplazan a los más diversos y deliciosos productos, aunque no necesariamente saludables, desde hamburguesas hasta albóndigas o salchichas. Ahora también se encuentran en casi cualquier supermercado.

Si se redujera la agricultura intensiva, habría más alimentos para todos porque la tierra cultivable utilizada para la producción de alimentos para animales podría ser utilizada para producir alimentos para nosotros (¡que cada vez lo somos más, no lo olvidemos!).

Una elección de vida así como de comida. Ser vegetariano conduce a una lectura más detallada y pausada de las etiquetas de los productos que compramos y a ser más conscientes de lo que ingerimos. La información y las preguntas a menudo conducen a cambios en los hábitos alimenticios en otros sentidos, tal vez buscando alimentos orgánicos para evitar los productos más tóxicos, entender la importancia de una dieta saludable y equilibrada, preferir los productos integrales a los procesados.